Pastor’s Desk 04-12-2020

You may remember a geography lesson from elementary school in which you learned that the southernmost point of Africa is a point which for centuries has experienced tremendous storms. For many years no one knew what lay beyond that cape, for no ship attempting to round that point had ever returned to tell the tale. Among the ancients it was known as the “Cape of Storms,” and for good reason. But then a Portuguese explorer in the sixteenth century, Vasco De Gama, successfully sailed East around that very point and found beyond the wild raging storms, a great calm sea, and beyond that, the shores of India. The name of that cape was changed from the Cape of Storms to the Cape of Good Hope. Until Jesus Christ rose from the dead, death had been the “cape of storms” on which all hopes of life beyond had been wrecked. No one knew what lay beyond that point until, on Easter morning, Jesus arose. The ancient visions of Isaiah became the victory of Jesus over our last great enemy. Like those sixteenth century explorers, we can see beyond human death to the hope of Heaven and eternal life with the Father. More than that, we dare to believe that we shall experience in our own human lives exactly what the Son of God experienced in His, for the Risen Christ says to us, “Because I live, you shall live also.” This is the heart of our Faith. ———————————————————————————- One lady wrote in to a ques”on and answer forum. “Dear Sirs, Our preacher said on Easter, that Jesus just swooned on the cross and that the disciples nursed Him back to health. What do you think? Sincerely, Bewildered. Dear Bewildered, Beat your preacher with a cat-of-nine-tails, nail him to a cross; hang him in the sun for 6 hours; run a spear through his side…put him in an airless tomb for 36 hours and see what happens.” Sincerely, Charles ———————————————————————————- Joseph of Arimathaea was a very wealthy Pharisee, a member of the Council, and a secret follower of Jesus. It was Joseph who went to Pilate and asked for Jesus’ body a$er the crucifixion. And it was Joseph who supplied the tomb for Jesus’ burial. I wonder if someone pulled him aside and said, “Joseph that was such beautiful, costly, hand-hewn tomb. Why on earth did you give it to someone to be buried in?” “Why not?” Joseph may have answered. He only needed it for the weekend.” ———————————————————————————- Presidential candidate Mike Huckabee was once asked if he believed in the Resurrection. “Of course, I do,” said Huckabee. “Dead people vote in every election we have in Arkansas. Resurrection is very real to us.”

Fr. Joseph Antony Sebastian
St. Joachim Church
21255 Hesperian Blvd Hayward, CA, USA 94541
Office Phone: 510 783 2766
*****************************************************

Quizás recuerdes una lección de geografía de la escuela primaria en la que aprendiste que el punto más meridional de África es un punto que durante siglos ha experimentado tormentas tremedas. Durante muchos años, nadie supo qué había más allá de esa capa, ya que ningún barco que intentara rodear ese punto había regresado para contarlo. Entre los antiguos era conocido como el “Cabo de las Tormentas”, y por buenas razones. Pero entonces, un explorador portugués en el siglo XVI, Vasco De Gama, navegó con éxito hacia el este por ese mismo punto y encontró más allá de las tormentas salvajes, un gran mar en calma y más allá de eso, las costas de la India. El nombre de esa capa se cambió del Cabo de Tormentas al Cabo de Buena Esperanza. Hasta que Jesucristo resucitó de la muerte, la muerte había sido la “capa de tormentas” sobre la cual todas las esperanzas de la vida más allá habían sido destruidas. Nadie sabía qué había más allá de ese punto hasta que, en la mañana de Pascua, Jesús se levantó. Las antiguas visiones de Isaías se convirtieron en la victoria de Jesús sobre nuestro último gran enemigo. Al igual que esos exploradores del siglo XVI, podemos ver más allá de la muerte humana hasta la esperanza del cielo y la vida eterna con el Padre. Más que eso, nos atrevemos a creer que experimentaremos en nuestra propia vida humana exactamente lo que el Hijo de Dios experimentó en la suya, porque Cristo resucitado nos dice: “Porque yo vivo, tú también vivirás”. Este es el corazón de nuestra fe. ———————————- ———————————- — Una señora escribió en un foro de preguntas y respuestas. “Estimados Señores, Nuestro predicador dijo en Pascua, que Jesús se desmayó en la cruz y que los discípulos lo curaron nuevamente. ¿Qué piensa? Sinceramente, desconcertado. Querido desconcertado: Golpea a tu predicador con un gato de nueve colas, clavalo en una cruz; cuélgalo al sol por 6 horas; pase una lanza por su costado … póngalo en una tumba sin aire durante 36 horas y vea qué sucede “. Sinceramente, Charles. —————————– ———————————- ——- José de Arimatea era un fariseo muy rico, un miembro del Consejo y un seguidor secreto de Jesús. Fue José quien fue a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús después de la crucifixión. Y fue José quien suministró la tumba para el entierro de Jesús. Me pregunto si alguien lo apartó y dijo: “Jose, que era una tumba tan bella, costosa y tallada a mano. ¿Por qué demonios se la diste a alguien para que lo enterraran?” “¿Por qué no?” Jose pudo haber respondido. Solo lo necesitaba para el fin de semana “. —————————– ———————————– —— Al candidato presidencial Mike Huckabee se le preguntó una vez si creía en la Resurrección. “Por supuesto que sí”, dijo Huckabee. “Las personas muertas votan en cada elección que tenemos en Arkansas. La resurrección es muy real para nosotros “.

Fr. Joseph Antony Sebastian
St. Joachim Church
21255 Hesperian Blvd Hayward, CA, USA 94541
Office Phone: 510 783 2766
*****************************************************